jueves, 4 de septiembre de 2014

Silencio

Silencio…
Que la pluma duerme.

Silencio…
Que el poeta
ya se despierta.

Silencio…
La tinta ya borracha
se humedece de escarcha.

Silencio…
Que un sueño le atormenta.

Silencio…
Que la pluma ya se despeja.

Silencio…
Que la tinta resacosa,
se marea entre puntadas
de la pluma desenfundada.

Silencio… 
El poeta ya ausente
en su mundo de vocablos
todos ellos mudos.

Silencio, que se despierta
Cuidado!!
que el poeta piensa…