domingo, 16 de febrero de 2014

La sonrisa, un camino cercano

La carcajada, una agujeta dormida
la mejor terapia callada
una buena carcajada. 

Cuanto tiempo sin llorar
de tanto reír
hasta pensar, me rompo en dos...

Que graciosos comentarios,
los de mis hermanos,
que carcajadas me producen, su risa,
no puedo parar de reír,
qué buen vivir

Volver a reír
reír y reír hasta llorar
y no parar de reír. 

Sin duda, la mejor terapia, 
sois vosotros.