martes, 11 de febrero de 2014

Al banco del paseo

Esta mañana soleada
te vine a visitar
seguías igual que siempre
esperándome, aposentar.

Enseguida caí en la cuenta.
que nos echamos de menos,
en un momento, nos ponemos al día,
tú me cuentas, yo te cuento…
pero eso sí, los dos en silencio,
solo nos interrumpe el viento.

Yo sigo igual, con mis decisiones
siempre, difíciles de tomar…
y tu aguantando, mares, mareas y tempestades…

A mi amigo fiel, el banco del paseo del puerto.
Prometo no tardar tanto la próxima vez…