jueves, 16 de enero de 2014

Una tortura poética

Un silencio incorruptible,
una historia innombrable,
lo más bello del mundo,
porque lo lea un sordo y un mudo.

Siempre hay algo que contar,
algo que expresar,
la palabra todo lo puede,
y la poesía
gana todas sus batallas.

Para la poesía,
no existe batalla perdida
ni guerra ganada...